domingo, 13 de diciembre de 2015

Exposición "Románico en Ribagorza"



Exposición fotográfica ‘Románico en Ribagorza’

Jueves 3 de diciembre de 2015 a martes 5 de enero de 2016. Espacio Pirineos. Martes a sábado de 11 a 14 y de 17 a 21 horas.

La Asociación Amigos del Románico en Aragón viene realizando diversas actividades para promocionar el conocimiento del románico, en sus diferentes aspectos referidos a arquitectura, escultura, pintura, etc. Esta exposición, de unas cuarenta fotografías tomadas por los propios socios de la Asociación, conforma una visión muy general, en la que no están todas las que son pero sí son todas las que están en cuanto a las piezas clave del románico ribagorzano. La muestra llega al centro Espacio Pirineos después de dos meses de exhibición en el claustro de la Catedral de Roda, con gran éxito de público.

domingo, 9 de febrero de 2014

La Ermita de San Pedro de Sarrau en Güel


Hace unas semanas escribí en estas mismas páginas un artículo sobre la ermita de San Gregorio, situada en las proximidades de la fortaleza ribagorzana de Fantova. Decía en aquellas líneas que cerca de esa pequeña construcción románica había otras dos de características arquitectónicas muy similares: la de San Clemente de La Tobeña y la de San Pedro de Sarrau de Güel. A esta última, muy poco conocida y no fácil de encontrar, voy a dedicar este artículo.
La ermita de San Pedro de Sarrau (o San Pere del Sarrau) se encuentra dentro del término de Güel, perteneciente hoy al municipio de Graus. Güel se compone de alrededor de una treintena de casas desperdigadas por un amplio y solitario territorio. Muy pocas de esas casas permanecen habitadas en la actualidad, bastantes están en ruinas y algunas han sido reformadas o reconstruidas para diversos fines en los últimos años.
Por su proximidad a Fantova y Roda, Güel tuvo un importante papel estratégico en los primeros tiempos del Condado de Ribagorza. Está documentada la existencia de un castillo medieval, del que apenas quedan restos, en un cerro próximo a las casas Castell, Farreras y Balasanz. Según algunos historiadores, en el año 1080, en vísperas de la conquista cristiana de Graus, era su tenente el infante Sancho Ramírez, quien era hijo bastardo de Ramiro I y hermano del rey homónimo que acabó tomando la villa ribagorzana en cuyo asedio había muerto su padre veinte años antes.
Muy destacable es en Güel la ermita de la Virgen de las Rocas, situada bajo las escarpadas paredes de los denominados morrones, en un lugar con gran dominio visual en el que también pudo haber en tiempos medievales un pequeño castillo, del que la propia iglesia actual formaría parte. Su acta de consagración, que data del año 996, parece indicar que existían en Güel en aquel tiempo un “castello” y un “castelleto”. Uno de los dos términos haría alusión, probablemente, a algún tipo de fortaleza construida donde hoy se levanta la ermita de la Virgen de las Rocas.
La citada acta de consagración, de cuya autenticidad dudan algunos historiadores, nombra también una viña en Santa María de Trespueyo, casa muy próxima a San Pedro de Sarrau. De esta pequeña ermita apenas poseemos documentación medieval. Incluso en algún caso parece confundirse con el pequeño núcleo despoblado de Sempere, o Mas de San Pere, situado, junto a la también deshabitada casa de La Masía, un poco más al nordeste de nuestra ermita, ya dentro del término de Roda de Isábena y casi en su límite con el extenso territorio de Güel.
Encontrar la ermita de San Pedro puede resultar hoy una tarea algo complicada para quien decida buscarla. Describiré cómo, con un amigo y gracias a las amables indicaciones que nos dieron en la casa Solano de Güel, conseguimos llegar hasta ella después de algún fallido intento anterior.
Salimos desde Graus por la carretera A-1605 que transita por el valle del Isábena. Abandonamos esta vía en el llamado puente de La Colomina, a unos veinte kilómetros de la capital ribagorzana, y tomamos, a la izquierda, una estrecha carretera que se dirige a Güel. Tras pasar por la casa Picontó y por Las Badías -donde se hallan la casa Balasanz, la iglesia y la antigua escuela de Güel-, llegamos a un cruce de caminos junto a la arruinada casa Castell. Tomamos el desvío en cuyo indicador aparece el nombre de El Rincón. De esta manera son denominadas las tres casas, muy próximas entre sí, que se encuentran sucesivamente a la izquierda de la carretera. Son las casas Cusolari, Solano y Trespueyo. Las dos primeras permanecen habitadas; la tercera, perfectamente restaurada, sólo lo está ocasionalmente. Aquí se encontraban también antiguamente las casas Coronel y Bayoneta. La primera se fusionó por matrimonio con la casa Trespueyo, que adoptó entonces el nombre de casa Coronel-Trespueyo. La segunda quedó hace mucho tiempo abandonada.
En este punto, situado a unos siete kilómetros del puente de La Colomina donde hemos abandonada la A-1605, podemos dejar el vehículo e iniciar nuestra excursión a pie en busca de la ermita de San Pedro. Junto a la casa Trespueyo, que posee como muchas otras de la zona una pequeña ermita u oratorio familiar, tomaremos una pista agrícola que desciende hasta el barranco de la Mella o las Mellas. Seguiremos por su margen izquierda y pasaremos junto a un abrevadero para el ganado. En la confluencia de este barranco con otro procedente de la derecha, y antes de unos saltos de agua que nos impiden continuar descendiendo, cruzaremos su cauce y en la orilla derecha buscaremos un camino algo escondido que, ascendiendo, desemboca enseguida en una pista agrícola. La seguiremos, también por el lado derecho y en sentido ascendente, hasta llegar a un campo cultivado que deberemos atravesar. Al final del mismo encontraremos dos pistas de las que tomaremos de nuevo la situada a nuestra derecha. En poco más de diez minutos, y a la izquierda del camino, daremos por fin con la ermita de San Pedro de Sarrau. Desde la casa Trespueyo, y sin andar demasiado deprisa, habremos tardado algo menos de una hora en llegar hasta aquí.
La ermita de San Pedro es de una sola nave rectangular, con bóveda de cañón y ábside semicircular canónicamente orientado al este. La nave está dividida en dos tramos por un amplio arco presbiteral. En el extremo oriental del muro norte, un poco antes del ábside, hay una pequeña capilla con una ventana hacia el este y arco de medio punto. Enfrente, en el muro sur, se observan cuatro pequeñas oquedades, una de las cuales es una ventana al exterior. La ermita tiene dos ventanas más: una en el centro del ábside y otra, más elevada, en el muro oeste. La puerta de acceso se abre en la pared meridional. En ella, las dovelas que formaban un arco de medio punto fueron arrancadas y robadas hace ya bastante tiempo.
A diferencia de las ermitas similares de San Gregorio de Fantova y San Clemente de la Tobeña, ésta no tiene espadaña en su pared occidental, aunque esta parte de la ermita, como en las citadas, parece de construcción algo posterior al resto. Los sillares que componen sus muros están muy bien alineados y tienen una apreciable regularidad, sobre todo en la bóveda de cañón que recubre el templo. Del tejado de losas de la ermita se ha hundido una pequeña parte por su extremo occidental. Sobre el resto de la techumbre han brotado algunos arbustos y plantas que pueden acelerar su deterioro.
La ermita de San Pedro de Sarrau fue posiblemente edificada en la primera mitad del siglo XII. Su escondida ubicación y su complicado acceso hacen de ella una de las pequeñas construcciones románicas menos conocidas y más difíciles de localizar de la comarca de la Ribagorza.
Texto y fotos de Carlos Bravo.

domingo, 26 de agosto de 2012

Jornadas de Patrimonio cultural municipal

Concidiendo con los 15 años de la configuración de la Mesa de Patrimonio del Ayuntamiento de Graus, se realizan una serie de actividades del 29 al 31 de agosto.
El Miércoles 29 se presentará la nueva Mesa de Patrimonio del Ayuntamiento de Graus en Espacio Pirineos a las 13 horas.
El jueves 30 habrá una visita guiada gratuita al castillo medieval de Fantova a las 19'30 horas. A continuación, los vecinos de La Puebla de Fantova obsequiarán a los asistentes con dulces y vino.
El viernes 31 se contará con la presencia de Antonio García Omedes, que realizará una conferencia titulada Graus y la Ribagorza: Arte Románico. Un valor patrimonial.
Más información sobre el programa aquí.

martes, 13 de diciembre de 2011

jueves, 1 de diciembre de 2011

I Ciclo de Arte Románico: un viaje al Alto Aragón de leyenda

El viernes 2 de diciembre empiezan en Barbastro unas serie de actos dedicados al estilo románico. El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón organiza unas charlas y una exposición que nos acercará a este arte tan abundante en nuestra zona.


2 de diciembre, viernes, 19:30 h. “Ribagorza románica, magia, agua y piedra”.
Inauguración de la exposición y conferencia a cargo de Antonio García Omedes. Con la colaboración de Taller de Fieras y Museo de Historia y Tradición de la Ribagorza (Graus).

15 de diciembre, jueves, 20:00 h. “La escultura románica del conjunto de Montañana”.
Proyección audiovisual comentada sobre la escultura románica de Montañana, a cargo de Ángel Noguero Ibarz. Colabora Asociación de Amigos del Museo Diocesano.

12 de enero, jueves, 19:30 h. “La pintura románica del Museo Diocesano de Jaca: el conjunto de Bagüés”.
Conferencia a cargo de Belén Luque, Directora del Museo Diocesano de Jaca.

Más información en Museo Diocesano Barbastro-Monzón.

lunes, 20 de junio de 2011

Un nuevo sendero señalizado une Graus con la ermita de los Templarios de Grustán

El camino, que ha sido recuperado y acondicionado por la empresa Prames, forma parte de una red de diez rutas ornitológicas interpretadas promovidas por el Cedesor en las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza, y dedicadas a mostrar la riqueza natural de los ecosistemas de roquedo, bosque y humedal del territorio. Esta ruta, la única acondicionada en el municipio de Graus, viene a enlazar con el GR1 a su paso por Graus y Grustán, de modo que se configura un camino circular con numerosos atractivos: el barranco de San Miguel, la popular Piedra Plana, Las Planas y su espléndido mirador del valle, la propia ermita románica de Los Templarios o el frondoso bosque de La Ubaga. En total, el camino tiene una longitud de casi 6 kilómetros y un desnivel acumulado de 200 metros.
A los valores medioambientales del camino se suman los culturales, ya que ésta era la antigua ruta que comunicaba las poblaciones de Grustán y Graus, ambas dependientes durante siglos del monasterio de San Victorián, y que aún hoy comparten la advocación de sus respectivos templos, de Santa María de La Peña y de San Miguel.
El acondicionamiento del camino, que ya cuenta con los indicadores pertinentes, concluirá definitivamente en el mes de septiembre con la instalación de distintos paneles interpretativos.
La marcha abierta de ayer partió de la Plaza de San Miguel para llegar hasta la ermita de Los Templarios, desde donde regresó por el mismo camino. El camino estuvo guiado por el técnico de Prames David Saz, quien ha diseñado el proyecto y trabajado de principio a fin en este camino, y el técnico de Cultura del Ayuntamiento de Graus Jorge Mur, quien explicó los trabajos arqueológicos llevados a cabo en la ermita de Los Templarios el pasado verano.
Mur se refirió a los trabajos de limpieza realizados en la ermita de los Templarios en los últimos años, a los que se sumó una prospección arqueológica el verano pasado.
Estos restos requieren, a su juicio, "una campaña arqueológica profesional" que arroje luz a esta construcción, sobre la cual no existe documentación, sólo textos posteriores y tradición oral. El técnico de Cultura grausino señaló que "por el aspecto formal y la estructura de los restos, podría datar de principios del siglo XII".
En la caminata de ayer se pudo visitar esta ermita desconocida que "sorprende por su ubicación, en medio de la nada, y por las proporciones tanto de la ermita, que más bien parece una iglesia, como del recinto".

Fuente: Diario del AltoAragón. Elena Fortuño

domingo, 3 de abril de 2011

Noticia: Graus realiza obras de mejora en tres ermitas del municipio

Tres ermitas del municipio de Graus van a ser objeto de algunas mejoras que los vecinos podrán disfrutar en los próximos meses. La actuación en la ermita de San Pedro estará concluida para el día de la romería, el primero de mayo, mientras que también se va a intervenir en la ermita de la Virgen de los Baños de Abenozas, y en la de San Cristóbal, en Juseu. Las tres actuaciones rondan los 30.000 euros y podrán llevarse a cabo gracias a una ayuda del Cedesor.
Aunque el Ayuntamiento de Graus llevaba un par de años tratando de intervenir en la ermita de San Pedro, según recordó la alcaldesa, María Victoria Celaya, hasta ahora no se habían podido iniciar las mejoras.
Las obras han comenzado en los últimos días y contemplan, principalmente, la reparación del dintel de la puerta de entrada de la ermita, que es lo que se encuentra en peor estado. También se va a sacar del interior del templo el depósito de agua que genera humedades en la estructura trasladándolo a un lateral exterior del edificio. De esta forma, "todo el rectángulo interior quedará utilizable", comentó la edil grausina, quien añadió que se prevé, asimismo, realizar un saneamiento del interior.
Con el objetivo de que el entorno de la ermita de San Pedro pueda hacer las veces de merendero, en la explanada que se abre frente al templo, se va a instalar un banco –próximo al muro edificado en la zona– y tres mesas, dos de ellas ovaladas y una más, redonda. En el acceso a pie a San Pedro, se va a reforzar la zona conocida como "pasé", reforzando la barandilla actual.
La ayuda del Cedesor también permite actuar en otras dos ermitas del municipio. En la de la Virgen de los Baños de Abenozas, se contará con la colaboración de los vecinos que aportarán la mano de obra mientras que se les suministrarán los materiales necesarios para la mejora. En este caso, se ha llegado a un acuerdo con el Obispado de Barbastro-Monzón, por el que manteniendo el culto, se le cede al Consistorio para que pueda ser objeto de actuaciones durante los próximos cincuenta años.